Deportes

Noticias de Instagram | Prevención del suicidio: ”Todos deberíamos romper el silencio sobre esta realidad”

Cerca de 800.000 personas se suicidan cada año en el mundo y sorprendentemente apenas existen programas que implementen la prevención del suicidio en los planes de estudio de la mayoría de los países.

Conociendo las dinámicas de Scholas se entiende su efecto sanador. No se dan clases teóricas sobre suicidio y prevención, sino que se promueve el descubrir los talentos y capacidades de cada participante. La frase que más les impacta es: Lo que eres ahora ya es válido . Así descubren o afianzan su autoestima, su vocación y con ello el sentido de su vida. En las actividades de promoción en ámbitos de marginalidad o vulnerabilidad, tanto los monitores como los jóvenes descubren y potencian ese sentido vital desde el encuentro y la solidaridad. En las creaciones artística en grupo se cultiva la capacidad simbólica en el diálogo con los otros y con ellos mismos, abriendo la puerta a que, de modo autónomo, redacten y expliquen la historia de sus propias vidas. También se les brinda un espacio, el living , en el que puedan realizar otras actividades de modo autónomo

Compartir Twittear Compartir Imprimir Enviar por mail Rectificar

El suicidio de una sola persona debería cuestionar a toda la sociedad. Un síntoma evidente de que vivimos en una sociedad enferma es que cerca de 800.000 personas se suicidan cada año en el mundo y sorprendentemente apenas existen programas que implementen la prevención del suicidio en los planes de estudio de la mayoría de los países, quizás porque hace años se entendió que hablar del suicido tenía un efecto llamado y se optó por esconder el tema. Hoy se sabe que el ocultamiento del problema lo promueve. Por ello todos deberíamos romper el silencio sobre esta dura realidad.

El suicidio suele estar provocado por diversas causas que se relacionan y potencian entre ellas y que pueden comenzar por actitudes de maltrato al propio cuerpo como un suicidio inconsciente y lento. La psicología clasifica las causas en Factores de Riesgo, Precipitantes y Proyectores. Desde Scholas, cuyo último congreso internacional se acaba de realizar en la Universidad Católica Silva Henríquez, se prefiere actuar en programas de prevención, incidiendo sobre los Factores de Riesgo, tales como no tener capacidad de resiliencia ante frustraciones, hábitos de evasión o drogadicción, vivir en contextos de marginalidad o aislamiento, estar en situaciones estresantes o violentas, perder el sentido de la vida o desconocer la dimensión trascendente del ser humano.

Cerca de 800.000 personas se suicidan cada año en el mundo y sorprendentemente apenas existen programas que implementen la prevención del suicidio en los planes de estudio de la mayoría de los países.

Conociendo las dinámicas de Scholas se entiende su efecto sanador. No se dan clases teóricas sobre suicidio y prevención, sino que se promueve el descubrir los talentos y capacidades de cada participante. La frase que más les impacta es: Lo que eres ahora ya es válido . Así descubren o afianzan su autoestima, su vocación y con ello el sentido de su vida. En las actividades de promoción en ámbitos de marginalidad o vulnerabilidad, tanto los monitores como los jóvenes descubren y potencian ese sentido vital desde el encuentro y la solidaridad. En las creaciones artística en grupo se cultiva la capacidad simbólica en el diálogo con los otros y con ellos mismos, abriendo la puerta a que, de modo autónomo, redacten y expliquen la historia de sus propias vidas. También se les brinda un espacio, el living , en el que puedan realizar otras actividades de modo autónomo.

La dimensión trascendente no se trata de modo explícito en Scholas, pero a veces los jóvenes, al participar en estos encuentros, descubren ese espacio seguro de pertenencia para compartir sus intimidades, y entre ellas, asuntos como la ideación suicida o dudas sobre el sentido último de la vida y el misterio que la trasciende.

El contenido vertido en esta columna de opinión es de exclusiva responsabilidad de su autor, y no refleja necesariamente la línea editorial ni postura de El Mostrador .

Síguenos en