Uncategorized

#OPINIÓN Ventana abierta: Lo que desenmascararía el salario #5Feb

En el folleto, media.sabbathschoolonthemove.org, Jonathan Gallagher (2014), cita a Alejandro Dumas, quien dijo: “Toda falsedad es una máscara; y por muy bien hecha que pueda estar, con un poco de atención siempre podremos, con éxito, distinguirla de la verdadera cara”

Para recordar:

“Nunca respondas al necio de acuerdo con su necedad, para que no seas tú también como él… Aunque su odio se cubra con disimulo, su maldad será descubierta en la congregación”

(Proverbios 26: 4, 26)

Como se acercan los días de carnaval y muchas personas asocian es fiesta pagana, mundana, dedicada a la diosa Karna, en el mundo religioso, por su parte la Iglesia Católica, en un 50%, “contrarrestando” ese paganismo, le llamó carne levare, que a la larga se llama Carnaval y significa fiesta sin carne. Pero, en algunas partes del mundo es cuando más “carne” (carne humana) se ve, junto a las máscaras usadas por las personas.

En ese orden, desenmascarar, según diccionario Google, es “quitar la máscara”. Y en otra acepción dicen: “Descubrir la verdadera manera de ser de una persona dando a conocer sus verdaderos propósitos, intenciones, sentimientos, etc., que procura ocultar”.

En el folleto, media.sabbathschoolonthemove.org, Jonathan Gallagher (2014), cita a Alejandro Dumas, quien dijo: “Toda falsedad es una máscara; y por muy bien hecha que pueda estar, con un poco de atención siempre podremos, con éxito, distinguirla de la verdadera cara”.

El mismo autor, Gallagher, hace referencia de Proverbios 26, y señala: “…no puede razonarse con un tonto. Si alguien tiene puntos de vista opuestos a los nuestros sobre la vida y el destino, aunque usted pelee y trate de hacerle cambiar de opinión, si tal persona no está dispuesta a considerar sus puntos de vista, entonces usted estará perdiendo el tiempo” (Idem). 

Hoy, en Venezuela se han enmascarado muchas cosas, como: enfermedades, muertes, debacle económica, bajo salario, mala alimentación, deserción escolar y de docentes, entre otros. Y en la economía, la pregunta es ¿Por qué no se dolariza el país? Si la moneda que está corriendo, casi normalmente es la norteamericana.

Una de las razones por lo que no se puede dolarizar, lo dice Vera, Leonardo (s/p), cuando afirma: El sistema financiero no trabaja en dólares y los empleados públicos (en más de 3 millones) cobran penosamente en salarios fijos y en bolívares, al igual que los trabajadores del sector privado.

Según Vera, el problema de la dolarización es casi imposible porque: Tiene que haber políticas macroeconómicas de estabilización; reformas monetarias e institucionales para desinflar los precios y sentar las bases de la recuperación. Hay que depender de los Estados Unidos y Venezuela no es candidata para ello, al contrario, es un peligro para ese país y el mundo (amnesty.com, 07/01/2020; elnacional.com, 24/11/19).

Nuestros gobernantes normalmente usan máscaras para decir que todo está bien, por ejemplo: Cuando han enviado medicinas o alimentos, o no lo recibe o no lo reparten, para no quedar mal ante la opinión mundial o para practicar corrupción con los mismos.

En supuesto negado, si se dolarizara el salario, en un 90% desenmascararía o quedaría a la luz pública mundial el bajísimo sueldo mínimo del trabajador, que para la fecha de este artículo está en unos 4 (cuatro) dólares. Y ante el mundo, hoy se usan máscara como los “Bonos”, “criptomonedas”, “petros”, tan solo con la intención de ocultar lo que está pasando. Pero se observa pobreza extrema por todas partes.

En ese sentido, el sabio Salomón dijo: “Aunque su odio se cubra con disimulo, su maldad será descubierta en la congregación” (Proverbios 26: 4, 26). Repetimos: Al dolarizar, se desenmascararía el salario, y el mudo sí lo captaría.

De la misma forma, hay verdades bíblicas que las enmascaran para que las personas no sepan la verdad, como: La salvación y la 2ª  Venida de Cristo, el verdadero estado en la muerte, el correcto bautismo, pero si no lo decimos nosotros, “las piedras hablarán” (Lucas 19:10).

Eduardo Iván González González

www.ventanabiertalmundo.com