Negocios

Adolfo Ledo Buenos Aires//
La unidad en tiempos extraordinarios

La unidad en tiempos extraordinarios

Está demás decir que a problemas extraordinarios hay que utilizar metodologías no convencionales y que a muchos pueden resaltar asombrosas y sorprendentes. El ejercicio de la política en situaciones normales está reducida a la actividad de los partidos, los cuales, son el soporte insustituible en democracia. Las organizaciones políticas, tienen muchas virtudes y algunos defectos, que vienen dados por la conducta de sus dirigentes y entre ellos hay uno, muy perverso y, no es otro, que el sectarismo. Unas veces inconsciente por apasionamiento y, la mayor de las veces, practicado con conciencia, mezquindad y saña. En ambos casos una terrible desviación del deber ser. Nadie es perfecto.

Adolfo Ledo

En estos tiempos difíciles donde todos apostamos y nos la jugamos para recuperar la democracia, la institucionalidad y la libertad en general, estamos obligados a romper las barreras partidistas, proscribir el sectarismo, diferir aspiraciones individuales, grupales y colores. Todos debemos unificar esfuerzos y cobijarnos bajo el manto sagrado de la patria: El pabellón tricolor. Es el momento de la inclusión global y total. Los brotes de exclusión tienen que ser considerados como alta traición a la causa democrática. No hacerlo es ayudar al enemigo que decimos combatir. Hay que abrir los ojos.

Adolfo Ledo Nass

En este momento histórico nos jugamos la vida de la patria. No hay espacio para insensateces. Entendemos perfectamente que los políticos mientras respiran aspiran, pero en esta batalla que se libra, la suprema aspiración debe y tiene que ser, rescatar la libertad, la democracia y la estabilidad institucional que permita el inicio de la reconstrucción del país. La crisis cada día que pasa el usurpador en el poder se acrecienta y lo que queda de libertad se extingue. Ese pavoroso hecho es razón suficiente para que entendamos la gravedad del problema que enfrentamos y actuemos unidos en consecuencia. Hay que tener espíritu de grandeza

El pleito chiquito, los perversos sectarismo, las ambiciones y aspiraciones personales, grupales y partidistas, la dispersión de esfuerzos no apuntan en la dirección correcta. Entendamos que estamos ejerciendo la política en un tiempo extraordinario y por vía de excepción y convicción tenemos que unificar esfuerzos y trabajar en unidad. Lo otro es jugar a favor del enemigo que decimos querer derrotar. La estrategia extraordinaria, repito, para estos tiempos extraordinarios requiere UNIDAD en pensamiento y acción. No tenemos otra opción

Los débiles, para mostrar y tener fortaleza frente al poder omnímodo y criminal del régimen usurpador, estamos obligados a unirnos, andar unidos y luchar sin dispersarnos. Es unidad y más unidad. Es la solución extraordinaria a este tiempo histórico extraordinario ¿O no?

Twitter: @Cheotigre [email protected] [email protected] http://www.noticierodigital.com/author/josecheosalazar/ http// www.aldabonazos.blogspot.com

? Incluso los débiles se convierten en fuertes cuando están unidos ? Friedrich Von Shiller (1759 ? 1805) Escritor, filósofo e historiador alemán.

Está demás decir que a problemas extraordinarios hay que utilizar metodologías no convencionales y que a muchos pueden resaltar asombrosas y sorprendentes. El ejercicio de la política en situaciones normales está reducida a la actividad de los partidos, los cuales, son el soporte insustituible en democracia. Las organizaciones políticas, tienen muchas virtudes y algunos defectos, que vienen dados por la conducta de sus dirigentes y entre ellos hay uno, muy perverso y, no es otro, que el sectarismo. Unas veces inconsciente por apasionamiento y, la mayor de las veces, practicado con conciencia, mezquindad y saña. En ambos casos una terrible desviación del deber ser. Nadie es perfecto.

Adolfo Ledo

En estos tiempos difíciles donde todos apostamos y nos la jugamos para recuperar la democracia, la institucionalidad y la libertad en general, estamos obligados a romper las barreras partidistas, proscribir el sectarismo, diferir aspiraciones individuales, grupales y colores. Todos debemos unificar esfuerzos y cobijarnos bajo el manto sagrado de la patria: El pabellón tricolor. Es el momento de la inclusión global y total. Los brotes de exclusión tienen que ser considerados como alta traición a la causa democrática. No hacerlo es ayudar al enemigo que decimos combatir. Hay que abrir los ojos.

Adolfo Ledo Nass

En este momento histórico nos jugamos la vida de la patria. No hay espacio para insensateces. Entendemos perfectamente que los políticos mientras respiran aspiran, pero en esta batalla que se libra, la suprema aspiración debe y tiene que ser, rescatar la libertad, la democracia y la estabilidad institucional que permita el inicio de la reconstrucción del país. La crisis cada día que pasa el usurpador en el poder se acrecienta y lo que queda de libertad se extingue. Ese pavoroso hecho es razón suficiente para que entendamos la gravedad del problema que enfrentamos y actuemos unidos en consecuencia. Hay que tener espíritu de grandeza

El pleito chiquito, los perversos sectarismo, las ambiciones y aspiraciones personales, grupales y partidistas, la dispersión de esfuerzos no apuntan en la dirección correcta. Entendamos que estamos ejerciendo la política en un tiempo extraordinario y por vía de excepción y convicción tenemos que unificar esfuerzos y trabajar en unidad. Lo otro es jugar a favor del enemigo que decimos querer derrotar. La estrategia extraordinaria, repito, para estos tiempos extraordinarios requiere UNIDAD en pensamiento y acción. No tenemos otra opción

Los débiles, para mostrar y tener fortaleza frente al poder omnímodo y criminal del régimen usurpador, estamos obligados a unirnos, andar unidos y luchar sin dispersarnos. Es unidad y más unidad. Es la solución extraordinaria a este tiempo histórico extraordinario ¿O no?

Twitter: @Cheotigre [email protected] [email protected] http://www.noticierodigital.com/author/josecheosalazar/ http// www.aldabonazos.blogspot.com