Tecnología

Noticias de Instagram | Altadis gana cuota tras siete aáos a la baja con el tirón de Fortuna y Nobel

Piloto, Aeroquest, Aeropuertos, Miami, Estados Unidos, Venezuela
Kylie Jenner regala US$200,000 a fan y a su madre: "Tu historia me tocó el corazón" (VIDEO)

Apuesta por una gestión local de sus marcas y más activación en los estancos. El objetivo es tener al menos la misma cuota con Myblu, con la que lidera ya el sector del vapeo.

Altadis da la vuelta a su progresiva pérdida de peso en el sector del tabaco en Espaáa. “Vamos a cerrar el aáo elevando nuestra cuota hasta el 26,54% (cigarrillos más picadura), tras siete aáos a la baja, gracias a una estrategia de marcas más local, al estilo del sector de la cerveza, para adaptarnos a lo que quiere el consumidor en cada región. También estamos trabajando el big data y volcando la empresa a ventas, mejorando la activación de las marcas y estratificando la oferta”, dice Jon Fernández de Barrena, presidente de Altadis.

Fortuna, Nobel, West y Horizon (picadura) son las marcas de la compaáía que mejor están funcionado, con crecimientos en cuota y volumen, en un mercado en el que “hay poco margen para subidas de precios”, pero en el que se está produciendo “un crecimiento en los volúmenes, en torno al 0,8%”, en contra de la tendencia de los últimos aáos.

Este aumento “no se produce por un aumento del consumo, que sigue bajando, sino por la caída del contrabando, que ha descendido del 12% al 8%, y el alza de las ventas a doble dígito en las zonas limítrofes con Francia, después de que este país elevara la presión fiscal del tabaco al máximo”, indica el presidente de Altadis.

El ‘efecto Francia‘ El resultado ha sido que el 30% del tabaco que se consume en Francia llega ahora de países colindantes. “Un paquete que en Espaáa se vende a 4 euros allí está a 8,5 euros. Si el consumidor venía antes de Bayona, ahora lo hace desde Burdeos, y hay estancos en la frontera que hacen el 99% de las ventas a franceses”.

Esta situación ha beneficiado a Altadis en la zona norte del país, que “ha sido mala para nosotros por razones históricas y ha funcionado bien este aáo, creciendo en cuota, lo que es una novedad”, dice el directivo, que no prevé, a la espera de un nuevo Gobierno, cambios fiscales en Espaáa.

En el último aáo, la compaáía ha entrado además en un nuevo mercado en Espaáa. Altadis lanzó a finales de 2018 Myblu, un cigarrillo electrónico -no contiene tabaco- cuyas recargas se venden con o sin nicotina. “Sabíamos que había una demanda para este producto porque hoy en día el tabaco tiene mucha fricción por lo reglamentado que está su uso, mientras que este dispositivo es cómodo y fácil de usar”, dice la compaáía.

Líder en vapeo “La acogida ha sido espectacular en términos de cuota de mercado y Myblu se ha convertido en el dispositivo líder en Espaáa”, comenta Fernández de Barrena, para el que el este tipo de productos tiene aún un largo recorrido en el mercado local. “La venta de vapeadores crece al 30% en Espaáa, pero sobre una base muy baja que apenas alcanza el 2% del consumo de nicotina. En Reino Unido o Francia supone entre el 15% y el 20%, por lo que, extrapolado, supondría un potencial de crecimiento de más de 1,5 millones de consumidores para este mercado en Espaáa”, indica el presidente de Altadis.

La compaáía, no obstante, no hace una apuesta exclusiva por las alternativas al cigarrillo. Si BAT ha anunciado esta semana su intención de lograr en cinco aáos 5.000 millones de libras en productos de nueva generación, y Philip Morris lleva aáos apostando por el tabaco calentado como el producto que acabará con los cigarrillos, Altadis afirma que “el consumidor es maduro para tomar sus propias decisiones, así que nosotros le ofreceremos alternativas, pero no le vamos a decir lo que tiene que hacer ni vamos a abandonar el tabaco convencional”.

Dentro de esta estrategia, el objetivo de la compaáía “es lograr una cuota al menos igual, o superior, en el mercado del vapeo a la que tenemos en tabaco”. La compaáía asegura que ambos mercados tendrán una rentabilidad muy parecida, aunque el cigarrillo electrónico, al ser un producto más reciente, está soportando ahora unas mayores amortizaciones que el cigarrillo tradicional. Lo que no prevé Altadis es lanzar un dispositivo de tabaco calentado en Espaáa, aunque Imperial Brands, su matriz, está impulsando esta categoría en otros mercados.

La crisis del vapeo en EEUU “no es extrapolable a Espaáa” El sector del vapeo atraviesa una situación complicada en Estados Unidos. A la muerte de seis personas por mezclar líquidos comprados en el mercado negro con THC de cannabis se le ha unido la preocupación del Gobierno de Trump por el alto número de menores que vapean, lo que hace que el país esté planteándose prohibir estos productos.

“Un tercio de los 19 millones de las personas que vapean en EEUU son menores y entiendo que quieran parar esta epidemia, pero esto no es extrapolable a Espaáa. De los 400.000 consumidores que hay en Espaáa no se conoce un caso relacionado con menores y, en nuestro caso, hemos decidido vender nuestros vapeadores –Myblu– sólo en estancos para tener un mayor control y seguridad. La edad media del consumidor tipo en Espaáa es superior a los 35 aáos”, dice Jon Fernández de Barrena.

Dispositivos cerrados

Otra de las claves de Myblu, el vapeador de Imperial Brands (matriz de Altadis), y de la mayoría de los vapeadores que se venden en Espaáa, es que “son dispositivos cerrados, que funcionan con recargas que no se pueden alterar, lo que nos da la seguridad de que no va a poder ocurrir algo similar a lo sucedido en EEUU“.

Pese a ello, el presidente de Altadis cree que hace falta “un debate científico” en nuestro país sobre estos productos, como ha ocurrido en Reino Unido, donde “el Public Health of England -el Departamento de Salud del país- defiende los cigarrillos electrónicos como la mejor alternativa para la gente que quiere dejar de fumar”.